lunes, 23 de enero de 2012

¡¡Rebajas, Rebajas!!

Empieza el año y, tras el receso navideño, la programación cultural vuelve a nuestros teatros, cines, galerías, museos y salas de conciertos.
Los primeros que han tomado el pulso al público burgalés este fin de semana son la gente del Escena Abierta, con sus performances y representaciones de teatro alternativo. Luego llegará el Ciclo Coordenadas Polares, el Evoluciona Música, el Castilla Folk, el Certamen de Danza Vertical, el Tablero de Ajedrez, el Sonorama y el Ebrovisión, el Electrosonic… ¡ah no, el Electrosonic no! El Festival de la Cochambre… ¡ah no, este tampoco!

Todas estas y muchas otras son las alternativas culturales que tenemos a nuestro alcance en una ciudad de provincias como Burgos. Sin dudarlo podemos decir que estamos bien servidos, pero la pregunta es ¿hasta cuando? La gran mayoría de estos eventos están auspiciados y sufragados por instituciones como la Universidad, el Ayuntamiento o las Cajas de Ahorros.
Dados los tiempos que corren y viendo las barbas de nuestros vecinos pelar… Este enero se ha anunciado que a partir del próximo año nuestro queridísimo Festival Actual de Logroño pasará a ser bianual y también el intento de cerrar el recién inaugurado Centro Niemeyer de Avilés, además de otros mil recortes en materia cultural. Negro panorama se vislumbra para el futuro, más vale que vayamos pensando en poner el vello facial a remojo.

La cultura es como la sanidad o la educación, un agujero negro del que no se saca ningún beneficio. O así, por lo menos, lo creen los políticos que rigen los designios de una sociedad que tiene un millón de problemas que resolver. Pero no deja de ser cierto, que la maltratada educación y la infravalorada cultura son, cara al futuro, parte de las armas que pueden hacernos inmunes a la tan cacareada crisis económica en la que estamos inmersos.
El "estado de bienestar", término que odio hasta la saciedad personalmente, es para muchos disponer de un coche de gama alta, tener un móvil de última generación o ir de vacaciones a un todo incluido. Cuando precisamente, para llegar ese "estado" se debería promulgar todo lo contrario: vive con lo que realmente necesitas, cultiva tu intelecto y sé profesional en tu trabajo; y así, intentar escapar de esta vorágine en la que nos hallamos.

Yo hace tiempo que creo seriamente que los políticos y banqueros piensan que la ciudadanía está ciega dentro de una espiral de consumo, que no somos nada más que los que alimentamos sus cuentas corrientes, unos simples monigotes que no nos damos cuenta de nada y que vivimos en la más absoluta inopia.
Con todos los recortes que se prevén, lo que se busca entre otras cosas, es agravar el nivel de esa ceguera de la población de a pie (menos cultura, peor educación y en algunos casos de pago, disminución de las becas dedicadas a la investigación…) sin pensar en que el daño que producirá todo esto será irreparable; afectando directamente a las futuras generaciones que tendrán un incierto futuro ante sí.

Amigos, estemos alerta y preparados, porque me parece que en breve van a llegar las verdaderas rebajas.

J. Barbero

4 comentarios:

  1. Hay otra cosa que en mi opinión es también causa de que muchos eventos culturales vayan desapareciendo, y es la tendencia a creer que todo lo relacionado con la cultura ha de ser gratis, y si no lo es ya me busco la vida en internet para que lo sea.
    A nadie se le ocurre comprarse unos pantalones y largarse sin pagarlos, pero un disco, una peli o un libro... gratis, por supuesto.
    Y si además organizas algo barato, incluso regalado, y van 4 gatos, como tantas veces pasa en esta ciudad, qué más queremos.
    Por poner un ejemplo la exposición del CAB del belga Op de Beeck, recomendada en este mismo blog, y a la que fui 2 veces porque era hechizante (el corto en especial). Pues el primer día estuve yo solo y el 2ª había otros 4. Ambos un sábado por la mañana. Y era por la patilla!!
    En resumen, mucho me temo que esas rebajas que seguro que vienen a la mayoría de la población le importan un pito. Y sin que sea necesariamente culpa de banqueros y políticos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Barbero,pero lo mas triste es llamarse a si mismo "ciudad de provincias",es como decir que somos unos paletos y queremos seguir siendolo...lo siento,odio ese término!

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con el artículo y en parte con Antimateria. Sí, es verdad que a muchos les importará un pito, el recorte cultural, pero hay mucha tela que cortar y no me parece tan fácil, en lo que se refiere a la expresión 'cultura gratis'. Convirtíendome en abogado del diablo podríamos hablar de aquellos artistas que viven de las rentas o de lo que nos roban las sociedades de gestión o lo bien que esta montada la industria cultural para que se beneficien los de siempre y no todos los artistas...
    También es verdad Antimateria que algunas veces tenemos lo que nos merecemos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Metha & Donnajueves, 26 enero, 2012

      El caso es quejarse en vez de disfrutar de lo que tenemos,como siempre,vamos,asi nos va....

      Eliminar